¡BIENVENIDOS Y BIENVENIDAS!


Bienvenidos a www.ECUADORCANNABICO.tk, de hoy en adelante ésta será tu página de información pro-legalización de esta mítica planta y todos sus derivados medicinales, recreacionales, de uso espiritual e industrial.

Aquí encontraremos, difundiremos e intercambiaremos material escrito y audiovisual, así como propuestas de acción para la consecución de objetivos científicos, ideológicos, culturales y políticos que contribuyan al proceso de legalización y despenalización de "María".

Dejamos totalmente claro que nuestro pensamiento no va dirigido al apoyo del comercio (legal o ilegal) y/o narcotráfico de este y otros enteógenos naturales, más bien estamos interesados en la difusión de la información para el cultivo autogestionado para uso y consumo curativo, lúdico, ritual y mental del cultivador como de sus personas cercanas.

Construyamos juntos un porvenir libre para un recurso natural que debe ser un derecho de la humanidad, y localicemos nuestra lucha en estas latitudes, tomando el ejemplo de tantos otros lugares donde se ha conseguido que la siembra, el cultivo y consumo de cannabis sea legítimo para tod*s.

Ecuador Cannabico, información libre desde: Martes, 1 de Diciembre de 2009.

sábado, 26 de diciembre de 2009

Cannabis y Cultura.


Cannabis, es una de las “drogas” más consumidas a nivel mundial, no solamente por su función y uso lúdico, sino también por la gran cantidad de usos y derivados que ha tenido a lo largo de la historia en casi todas las civilizaciones, mayormente asiáticas y luego mundiales.
Grandes culturas, de pensamiento oriental, sobre todo las más grandes, es decir las de India y China utilizaron el cannabis desde hace miles de años por sus efectos psicoactivos, sobre todo en circunstancias rituales, pero aparte de aquello, y en notoria diferencia con el mundo occidental, esta mítica planta ancestral era utilizada con sinnúmero de aplicaciones, como la medicina, la alimentación, la vestimenta, la meditación, diversión, entre otras.

En www.psicologia.costasur.com, importante página de asuntos académicos-psicológicos, se hace referencia a la antigüedad del cultivo de cannabis: “Los primeros cultivos que se conoce -a través de- un estudio sobre ellos, fueron realizados en China aproximadamente en el 3000 a.C.”. Esto nos puede dar una ligera idea del tiempo y su relación cultural con su siembra, cultivo, cosecha y consumo en muchos de los ámbitos, cubriendo así el cannabis al menos dos de las necesidades básicas del ser humano: comida, vestido.

El cannabis llegó a occidente por el comercio, las migraciones, el mestizaje cultural, pero ante todo por la comunicación intercultural con Asia. Algunas de las ideas que se tiene acerca de la la incursión del cannabis a Europa varían en sus opiniones, una es planteada en el tiempo de apogeo de la “moda” oriental, esto a inicios del siglo XIX en los cafés y cabarets franceses, italianos, alemanes, españoles, entre otros, donde se consumía cannabis en pipas de agua tradicionales llamadas juka, cachimba o narguila y a los cuales acudían artistas, escritores y pensadores de renombre como Charles Baudelaire y Alejandro Dumas, entre otros. Otro pensamiento plantea que la introducción a Europa es desde el siglo XVI, con los escritos de François Rabelais, médico y escritor Francés, el cual hablaba de forma encubierta sobre el cannabis, ante todo en su obra “Hechos y proezas heroicas del gran Pantagruel”, en donde la llamaba “PANTAGRUELIÓN” una planta de virtudes tan asombrosas, que según el mismo autor, si las plantas hubiesen tenido que elegir a su rey, el rey del bosque, hubiesen elegido al cannabis. Otra óptica plantea una introducción mucho más anterior, ya que se piensa que a Europa llegó por mediación de los Cruzados tras sus viajes a Tierra Santa.

Uno de los mayores crímenes contra las culturas de la humanidad es el vaciado de su memoria histórico-cultural, nadie, o casi nadie, recuerda las verdaderas razones para la prohibición del cannabis, nadie recuerda bajo qué intereses, y desde qué óptica se negó esta planta a todo el mundo. Pues bien, es momento de recordar, de investigar y de decirlo claramente, el cannabis pasó a ser ilegal por la decisión unilateral de unos cuentos políticos norteamericanos, dejando atrás la mejor de las fibras naturales para la confección de materiales textiles de gran resistencia, superados solo por la fibra industrial y sintética de nylon, también olvidando, o más bien, haciéndonos olvidar que sus semillas son uno de los más deliciosos y completos alimentos sobre la faz de la tierra, renunciando además a su uso medicinal para enfermedades como el CÁNCER, SIDA, GLAUCOMA, ESCLEROSIS MÚLTIPLE, entre otras innumerables. El gobierno estadounidense en 1933 legaliza el consumo de alcohol, droga que de manera clara y comprobada tiene consecuencias terribles para el ser humano, acabando así con la propuesta de la organización popular femenina, la misma que había logrado que esta sustancia sea prohibida y/o moderada, luego de esto y por intereses económico-políticos e industriales del trío Anslinger-Dupont-Hearst, lograron que el congreso aprobara la primera ley que ilegalizaba la “marihuana”, Ley de Tasación de la Marihuana de 1937 [Marijuana Tax Act of 1937], la misma que ocasionó un efecto de dominó en casi la totalidad de gobiernos a nivel mundial, destruyendo las tradiciones y usos culturales de la “ganja”.

Las primeras acciones fueron encaminadas a la implantación de etiquetas en alimentos que contenían cannabis, hasta llegar a la penalización por consumo. Desde entonces el cannabis, a pesar de ser ilegal, ha sido legítimo, se ha extendido a todas partes en el globo terráqueo, se ha adaptado a las más difíciles condiciones climáticas y a la búsqueda inagotable de este corrupto sistema por su erradicación, asimismo se ha adecuado a las más diversas culturas por sus miles de beneficios, algunos de ellos son subjetivos y personales, pero la gran mayoría de estos podrían solucionar grandes problemas de la sociedad actual.

El Cannabis ha sido parte esencial de las culturas ancestrales, fue parte de culturas crecientes a lo largo de la historia, como también se ha adaptado, en la actualidad, a todas las culturas, urbanas, modernas, subculturas y contraculturas, aportando demasiadas razones, a su favor, en las mismas. No es posible que a costa del interés de la política y pensamiento occidental, así como del capital financiero industrial y transnacional se siga prohibiendo el legítimo acceso a esta planta y sus derivados, beneficiando así a grandes mafias burguésas, de narcotráfico y violencia.

¡DESPENALIZACIÓN DEL CANNABIS AHORA!

domingo, 20 de diciembre de 2009

El Cannabis como medicina


Que la prohibición no es justificable, se hace evidente cuando se mira los hechos medicinales sobre la planta. En casi todos los países existen médicos e incluso movimientos de médicos que promueven el uso del cannabis como medicina, para prevención de enfermedades o para fines recreativos. A causa de la prohibición médicos sugieren el consumo de productos cannábicos a pacientes ilegalmente, ya que los beneficios que la substancia activa del Cannabis, el THC (tetra hidro cannabinol) tiene para varias enfermedades son indudables.
Hoy en día ya varios países legalizaron la marihuana, o el medicamento a base de THC Dronabinol , y se puede conseguirlo legalmente en farmacias, con prescripción del médico. En Holanda, Suiza, Austria, España, Canadá, California y ahora también en Alemania es legal el uso de Dronabinol o incluso de marihuana medicinal de alta calidad para pacientes de diferentes enfermedades.
El siguiente texto es una traducción libre del alemán, sacado de la revista Hanf Journal (Revista Cáñamo) de octubre 2009, escrito por Dr. med. Franjo Grotenhermen, del instituto nova en Hürth, Colonia, presidente del colectivo de cannabis como medicina ACM.

               
Como el consumo de cannabis influye en el riesgo para cáncer de cabeza y de nuca

Hace poco científicos de cuatro universidades en los Estados Unidos publicaron un resultado sorprendente sobre la influencia del consumo de cannabis a una forma agresiva del cáncer de cabeza y de nuca. Según éste estudio el consumo de cannabis redujo el riesgo para la formación de cancroides. Siete estudios anteriores sobre el tema llegaron a resultados contradictorios. Aquellos resultaron unos altos y otros en una baja del riesgo para cancroides en la cabeza en consumidores de cannabis.
En el nuevo estudio compararon 434 pacientes de cáncer de nueve instituciones medicinales que se enfermaron entre 1999 y 2003 con 547 personas sanas. Las personas sanas fueron seleccionadas ocasionalmente de los registros civiles, de modo que coincidieron con los enfermos respecto a edad y sexo igual como domicilio. Mediante un cuestionario se consiguió informaciones de los participantes sobre su consumo de cannabis, alcohol y tabaco, igual como otros datos.
Bajo consideración de otros posibles factores que podrían influir en el riesgo de cáncer, el actual consumo de cannabis fue asociado con la reducción a la mitad del riesgo de cáncer, aproximadamente. Entre los enfermos de cáncer se encontraron menos consumidores actuales de cannabis que en el grupo de control con las personas sanas. El fumar tabaco y el consumo de alcohol, en cambio, fue asociado con un alto riesgo para la formación de cancroides. El consumo moderado de tabaco (menos que 20 cigarrillos por día) y consumo bajo de alcohol (menos que ocho bebidas por semana), por el contrario, no fue asociado con un riesgo alto de cáncer, cuando los afectados consumieron cannabis al mismo tiempo. Los autores del estudio además señalaron que el cannabis también evidentemente baja el riesgo de cáncer elevado de consumidores muy frecuentes de tabaco y alcohol.
El riesgo más bajo entre los consumidores de cannabis tuvieron las personas que usaron la droga desde hace 10 a 20 años, igual como consumidores menos frecuentes que consumen una vez a la semana, y personas que empezaron con el consumo después de los veinte años de edad. Pero también todos los demás consumidores de cannabis mostraron un riesgo reducido en comparación con no consumidores. Alrededor del 20 por ciento de los participantes eran consumidores actuales de cannabis que señalaron una frecuencia de consumo moderada de entre una y cinco veces por semana. Por eso la influencia al riesgo de cáncer de un consumo de cannabis muy frecuente no se podía incluir en el estudio.
Los resultados de esta investigación coinciden con la mayoría de los resultados de los estudios anteriores. Aquellas, en cambio, fueron llevadas a cabo en su mayoría con una cantidad menor de pacientes. El primer estudio sobre el tema del año 1999 con 173 enfermos de cáncer y 176 personas sanas, por el contrario, resultó que el consumo diario de cannabis cuadruplica el riesgo para cancroides en cabeza y cuello. Aquel estudio sin embargo ha sido criticado porque las personas de control no han sido elegidas ocasionalmente, sino de un grupo de donadores de sangre que desde el principio podrían haber consumido cannabis menos frecuentemente. Aquella selección posiblemente ha adulterado el resultado. Los autores del nuevo estudio han sido más cuidadosos respecto a la selección de las personas de control, así que el resultado presuntamente refleja mejor a la realidad.
Una cantidad de estudios experimentales anteriores ha demostrado que cannabinoides tiene características indemnizantes para el cáncer. Se podía demostrar que cannabinoides hace más lenta la división celular y así la reproducción de células cancerígenas, lo que conduce a una muerte de célula programada, además disminuye la formación de metástasis.
Por otro lado, el humo del cannabis contiene muchas sustancias cancerígenas, que también se encuentran en el humo del tabaco, como por ejemplo  nitrosaminas e hidrocarburos poli cíclicos. Aquellas sustancias se producen al quemar los productos vegetales secados y también son responsables por problemas respiratorios, como sobre todo bronquitidas crónicas, que aparecen entre fumadores de tabaco y de cannabis. La diferencia más destacada entre el humo de cannabis y el humo de tabaco es la existencia de cannabinoides en el uno y de nicotina en el otro. Aparentemente aquella es la diferencia que podría impedir que en consumidores de cannabis, al lado de problemas respiratorios también aparezcan los mismos riesgos de cáncer, como en consumidores de tabaco. El fumar cannabis es, en cambio a la ingesta, por ejemplo en galletas, o a la inhalación mediante un vaporizador, un método no recomendable del consumo de cannabis. Porque, aunque no se produzca cáncer, el pulmón le agradece al consumidor si no lo contamina con el alquitrán del cigarrillo de cannabis.

¡El cannabis salva vidas, la prohibición es un crimen a la humanidad!

¡Despenalización AHORA!


martes, 1 de diciembre de 2009

Bienvenidos


Bienvenidos a Ecuador Cannábico, de hoy en adelante ésta será tu página de información pro-legalización de esta mítica planta y todos sus derivados medicinales, recreacionales, de uso espiritual e industrial.

Aquí encontraremos, difundiremos e intercambiaremos material escrito y audiovisual, así como propuestas de acción para la consecución de objetivos científicos, ideológicos, culturales y políticos que contribuyan al proceso de legalización y despenalización de "María"

Dejamos totalmente claro que nuestro pensamiento no va dirigido al apoyo del comercio (legal o ilegal) y/o narcotráfico de este y otros enteógenos naturales, más bien estamos interesados en la difusión de la información para el cultivo autogestionado para uso y consumo curativo, lúdico, ritual y mental del cultivador como de sus personas cercanas.

Construyamos juntos un porvenir libre para un recurso natural que debe ser un derecho de la humanidad, y localicemos nuestra lucha en estas latitudes, tomando el ejemplo de tantos otros lugares donde se ha conseguido que la siembra, el cultivo y consumo de cannabis sea legítimo para tod*s.